EL IMPERIO OTOMANO

(1300-1923)

Resumen del Imperio Otomano

El Imperio otomano comenzó siendo uno más de los pequeños estados turcos que surgieron en Asia Menor durante la decadencia del Imperio selyúcida. Los turcos otomanos fueron controlando paulatinamente a los demás estados turcos y bajo el reinado de Muhammad I (1451-1481) acabaron con lo que quedaba del la dinastía selyúcida. La primera fase de la expansión otomana tuvo lugar bajo el gobierno de Osmán I y siguió en los reinados de Orkhan, Murad I y Beyacid, a expensas de los territorios del Imperio Bizantino, Bulgaria y Serbia. Bursa cayó bajo su dominio en 1326 y Adrianópolis en 1361. Las victorias otomanas en los Balcanes alertaron a Europa sobre el peligro que este Imperio representaba y fueron el motivo central de la organización de la Primera Cruzada. El sitio que pusieron los otomanos a Constantinopla fue roto gracias a Tamerlán, líder de los mongoles, quien tomó prisionero a Beyacid en 1403. Pero el control mongol sobre los otomanos duró muy poco.

El imperio, reunido bajo el mando de Muhammad I hacia 1412, vivió una vertiginosa expansión con sus sucesores, Murad II y Muhammad II, el primero venció a Ladislao de Polonia en 1444 y Muhammad II capturó Constantinopla en 1453. Así, los otomanos habían pasaron de ser una horda nómada a convertirse en uno de los más extensos y esplendorosos imperio del mundo.

Bajo los gobiernos de Selim I y Solimán I el magnífico, tuvo lugar la expansión del imperio hacia Hungría, Valaquia, Moldavia y Transilvania. Parte del secreto de su triunfo residía en la posesión de un poderoso ejército conformado por estrictas jerarquías a las que podían pertenecer cristianos y extranjeros. Su cuerpo de elite estaba conformado por los famosos jenízaros o soldados europeos que habían sido robados desde niños y reeducados en el Islam.

Los límites asiáticos del Imperio otomano tampoco fueron respetados por mucho tiempo. Selim I atacó a los mamelucos de Egipto y Siria, tomó El Cairo en 1517 y asumió la sucesión del califato. También se vieron afectadas las propiedades venecianas en Grecia que quedaron bajo su poder.

Durante el reinado de Solimán (1535) comenzó la proverbial amistad entre Francia y Turquía, unidos contra los Habsburgo españoles. Solimán reorganizó el sistema judicial y bajo su gobierno florecieron la literatura, la arquitectura y otras artes. También instauró lo que sería una de las leyes canónicas musulmanas: la Sharia, que limitaba las prerrogativas del sultán adjudicándole un consejero o visir, con el poder político suficiente para cuestionar las acciones del sultán.

A la muerte de Solimán, siguió una progresiva decadencia. Los sacerdotes (ulemas) y los jenízaros fueron ganando poder y ejercieron sobre los sucesivos gobernantes una notable influencia que permitió la corrupción del sistema. El primer golpe importante fue infligido en 1571 a la armada de Selim II en la famosa Batalla de Lepanto, donde españoles y venecianos al mando de Juan de Austria derrotaron a los otomanos. Sin embargo, el poder militar turco se vio restaurado en el siglo XVII cuando el ejército de Murad IV venció a los persas en 1638.

En 1683, bajo el mando del Gran visir Mustafa, los otomanos llegaron hasta Viena. En auxilio de la ciudad acudió Juan III de Polonia y las subsecuentes campañas de, Carlos V de Lorena, Luis de Baden y Eugenio de Saboya terminarían en una serie de negociaciones con la firma de el tratado de Karlowicz en 1699, mismo que le costó a los turcos la pérdida de sus territorios en Hungría.

Otras posesiones se fueron perdiendo paulatinamente y entre los siglos XVIII y XIX fueron introducidas drásticas reformas bajo los reinados de Selim III y Mahmud II, pero todo fue inútil, Turquía y la dinastía otomana estaban heridas de muerte. Tras una serie de capitulaciones, el Imperio otomano fue perdiendo poder e independencia económica y aunque Turquía, teóricamente, venció en la Guerra de Crimea, su economía estaba destrozada. En 1856, El Congreso de Paris reconoció al Imperio otomano como un estado soberano y con ello confirmaba, paradójicamente, su dependencia del poder europeo.
En 1875 la rebelión de Bosnia y Herzegovina precipitó la Guerra contra los rusos (1877-78). Esto representó la independencia de Rumania (antes Valaquia y Moldavia) Serbia y Montenegro. Bosnia y Herzegovina se convirtieron en estados dependientes de Austria.

http://www.laguia2000.com/medio-oriente/el-imperio-otomano

La irrupción de la Primera Guerra mundial y la campaña de Gallipolli en contra de las fuerzas aliadas en 1915, terminó con la ocupación por parte de las fuerzas inglesas de Bagdad y Jerusalén. En 1918 la resistencia turca se colapsó tanto en Asia como en Europa, concluyendo con un armisticio y la definitiva caída del Imperio otomano, disuelto con la firma del Tratado de Sevres .

abril 12, 2010 Posted by | Historia general del Imperio Otomano | Deja un comentario

Historia basica del Imperio Otomano

Tras las invasiones mongoles, Anatolia (actual Turquía) había quedado dividida en numerosos principados. Desde uno de ellos, el de los Otomanos (llamado así por su fundador Othman u Osman) surgirá uno de los imperios más notables de la historia que pondrá fin a la cultura Bizantina tomando Constantinopla en 1453.

¿Cómo era su organización social?

Los súbditos estaban divididos en dos órdenes: los askeri y los reaya . Los primeros participaban del gobierno, del ejército y del sacerdocio; los reaya se dedicaban a las tareas productivas, eran los campesinos, artesanos y comerciantes y representaban la mayor parte de la población. A través del sistema llamado timar, los askeri eran autorizados a percibir los impuestos pagados por los reaya en uno o más distritos del imperio.

¿Cómo era su organización política?

El palacio imperial se componía de dos partes: una interna, que era la residencia particular del Sultán y otra externa que era la sede del gobierno central. El gran visir y sus colaboradores ejercían allí sus funciones administrativas y también allí se realizban las sesiones del diván , consejo imperial presidido por el gran visir, delegado personal del soberano. Generalmente el cargo de gran visir lo ejercía el hijo mayor del sultán.

La administración territorial

Debido a la extensión del Imperio, en el siglo XIV se impuso la formación de provincias, regidos por gobernadores llamados Pachás, delegados del poder central que eran a su vez jefes militares.

Un ejército poderoso

El Imperio Otomano tenía un poderoso ejército permanente compuesto por centenares de unidades de infantería y caballería que estaban bajo las órdenes directas del sultán. Desde el 1400 los turcos reclutaron a artesanos húngaros y germanos expertos en la fundición y construcción de cañones. A partir de entonces la artillería jugó un papel decisivo haciendo aún más temibles a las fuerzas otomanas.

La economía

El poder del imperio se basaba también en una sólida prosperidad económica. Cada año los turcos organizaban imponentes caravanas que transportaban desde La Meca, especias de la India, seda pedrerías y perlas de Persia. El imperio fue hasta 1453 el principal proveedor de Occidente de productos elaborados y materias primas, como alumbre, maderas, especias, alquitrán, fruta, seda, tapices, vajilla de cobre y algodón. Junto con el comercio, la actividad agrícola y la pesca eran muy importantes.

La religión

El sultán controlaba todas las formas de la vida religiosa islámica, llegando a imponer una especie de Iglesia del estado. En todas partes se construyeron mezquitas y madrasas, escuelas de religión para la formación de sacerdotes. Las distintas tendencias del Islam, hasta entonces enfrentadas, fueron reunificadas para un mejor servicio del Sultán y de la Guerra Santa (Yihad) .

Un avance imparable

A principios del siglo XIV los otomanos comenzaron su oleada de conquistas tomando zonas vitales del imperio Bizantino como Nicea y Brusa, plazas estratégicas y encrucijadas comerciales entre Oriente y Occidente. En Brusa instalaron su capital en 1326 y desde allí avanzaron hacia el Oriente.

http://www.elhistoriador.com.ar/aula/medieval/imperio_otomano.php

abril 11, 2010 Posted by | Historia general del Imperio Otomano | Deja un comentario

ADMINISTRACION DEL ESTADO

La institución administrativa (kalemiye).-

A partir del siglo XVI se desarrolló una elaborada burocracia, constituida básicamente por dos estamentos:

-    Los secretarios, encargados de la redacción y archivo de todo tipo de documentos oficiales. Debían poseer nociones básicas deFuncionarios Otomanos jurisprudencia islámica (fiqh) y dominar, además del turco otomano, al menos otro idioma, preferiblemente el árabe o el persa (farsi).


– Los tesoreros, contables y funcionarios de hacienda en general, organizados en torno al Tesoro Imperial (hazine-i amire) estaban específicamente encargados de recaudar y emplear adecuadamente las fuentes de ingreso del  Imperio. Los documentos contables se conservaban y archivaban con sumo cuidado y muchos de ellos han llegado hasta nuestros días, constituyendo un documento histórico sin parangón en el mundo del Islam. En ellos se detallan asuntos tan diversos como la base impositiva sobre casas y tierras de cultivo o los presupuestos generales del Estado.

La institución cultural (ilmiye).-

Estaba formada en su mayor parte por expertos en ciencias religiosas, encargados de estudiar, mantener, interpretar y enseñar la Ley (Sharia). Su actividad básica se centraba en los tribunales, las escuelas y las mezquitas. Los jueces eran nombrados por el gobierno y percibían los emolumentos de éste. En la cúspide de esta institución se encontraba el sheij al-islam, considerado la máxima autoridad religiosa del Imperio y consejero directo del Sultán; inmediatamente por debajo estaban los dos jueces militares (kadiasker) y por último los jueces (cadíes) de las ciudades y de los diferentes distritos judiciales (qada) en los que se dividía el Imperio. Las funciones de éstos jueces eran muy variadas y en ocasiones alcanzaban un ámbito más amplio del estrictamente judicial: trataban de alcanzar acuerdos o tomar decisiones en las disputas, supervisaban las transacciones comerciales o las herencias, y actuaban como intermediarios entre el Sultán y sus gobernadores emitiendo órdenes y proclamas.

http://www.libreria-mundoarabe.com/Boletines/n%BA34%20Ene.06/ImperioOtomano.html

marzo 24, 2010 Posted by | Historia general del Imperio Otomano | Deja un comentario

IMPERIO OTOMANO

El Imperio otomano (1300-1923), también conocido como Imperio Turco Otomano, fue un estado multiétnico y multiconfesional gobernado por los osmanlíes. Era conocido como el Imperio Turco o Turquía por sus contemporáneos. Fue sucedido por la Republica de Turquia, que fue oficialmente proclamada el 23 de octubre de 1923.

En su máximo esplendor, entre los siglos XVI y XVII se expandía por 3 continentes, controlando una vasta parte del Sudeste Europeo, el Medio Oriente y el norte de África, limitando al Oeste con Marruecos, al Este con el Mar Caspio y al sur con Sudán, Eritrea, Somalía y Arabia. El Imperio otomano poseía 29 provincias, y Moldavia, Transilvania y Valaquia eran estados vasallos.

El imperio estuvo en el centro de las interacciones entre el Este y el Oeste por seis siglos. Con Constantinopla como su ciudad capital y el territorio que bajo Solimán el Magnífico se conquistó correspondiente a las tierras gobernadas por Justiniano el Grande 1000 años antes, el Imperio otomano era, en muchos aspectos, el sucesor islámico de los antiguos imperios clásicos. Numerosos rasgos y tradiciones culturales de éstos (en campos como la arquitectura, la cocina, el ocio y el gobierno) fueron adoptados por los otomanos, que los elaboraron en nuevas formas. Estos rasgos culturales más tarde fueron mezclados con las características de los grupos étnicos y religiosos que vivían dentro de los territorios otomanos, creando una nueva y particular identidad cultural otomana.


Sultán turco Osmán I

ORIGEN

Las primeras entradas de tribus turcas en la región que posteriormente sería el Imperio otomano se producen en el ámbito militar, cuando los ejércitos del Califato Abbasí necesitaron soldados. Por ello, recurrieron a los territorios fronterizos reclutando a la población. Dentro del Califato Abbasí ya puede apreciarse cómo los turcos van escalando posiciones en el ejército y la administración. La lenta penetración de tribus turcas en esta zona se realizó de dos maneras: mediante la lenta ocupación del territorio por parte de los grupos tribales y mediante la lucha contra el Imperio bizantino, que había dominado esta región durante mucho tiempo.

Como consecuencia de su lenta pero ininterrumpida penetración, surgieron varios poderes políticos turcos en esta zona. Uno de ellos fue conocido como Sultanato de Rüm, fundado por un miembro de la familia Selyuki, que se dio a sí mismo el título de sultán poco después de la batalla de Manzikert (1071). Este sultanato sobrevivió a múltiples contingencias (rivalidad de otros poderes locales, los Bizantinos, la Primera cruzada, los Znaguíes y Ayyubíes de Siria), pero no pudo hacer nada para detener la marea mongola. En 1243 un cuerpo del ejército mandado por Batu, el Jan de la Horda de Oro, sometió el sultanato a la soberanía mongola. A partir de ahí el poder del sultán se eclipsó ante la dominación ejercida por los mongoles y la aparición de pequeños principados independientes regidos por cabecillas locales.

El Estado Otomano era el más pequeño e insignificante de los principados turcomanos que habían surgido de las ruinas de los imperios de Bizancio y de los selyuquíes de Rüm. Sin embargo, el rey Osmán I (1300-1324) se independizó de los selyúcidas e inició una política de expansión. Para ello contaba con un conjunto de nómadas turcomanos, todavía organizados en tribus, que habían participado en el movimiento de los gazi, «los guardianes de la fe». Obtuvo buenos resultados y su señor selyuquí le concedió el gobierno de un beylik, y la fama de Osmán (Uthmān, عُثمَان ,de ahí el nombre de Imperio otomano) atrajo a mucha gente a su territorio.

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_otomano

Origen [editar]

Sultán turco Osmán I

Las primeras entradas de tribus turcas en la región que posteriormente sería el Imperio otomano se producen en el ámbito militar, cuando los ejércitos del Califato Abbasí necesitaron soldados. Por ello, recurrieron a los territorios fronterizos reclutando a la población. Dentro del Califato Abbasí ya puede apreciarse cómo los turcos van escalando posiciones en el ejército y la administración. La lenta penetración de tribus turcas en esta zona se realizó de dos maneras: mediante la lenta ocupación del territorio por parte de los grupos tribales y mediante la lucha contra el Imperio bizantino, que había dominado esta región durante mucho tiempo.

Como consecuencia de su lenta pero ininterrumpida penetración, surgieron varios poderes políticos turcos en esta zona. Uno de ellos fue conocido como Sultanato de Rüm, fundado por un miembro de la familia Selyuki, que se dio a sí mismo el título de sultán poco después de la batalla de Manzikert (1071). Este sultanato sobrevivió a múltiples contingencias (rivalidad de otros poderes locales, los Bizantinos, la Primera cruzada, los Znaguíes y Ayyubíes de Siria), pero no pudo hacer nada para detener la marea mongola. En 1243 un cuerpo del ejército mandado por Batu, el Jan de la Horda de Oro, sometió el sultanato a la soberanía mongola. A partir de ahí el poder del sultán se eclipsó ante la dominación ejercida por los mongoles y la aparición de pequeños principados independientes regidos por cabecillas locales.

El Estado Otomano era el más pequeño e insignificante de los principados turcomanos que habían surgido de las ruinas de los imperios de Bizancio y de los selyuquíes de Rüm. Sin embargo, el rey Osmán I (1300-1324) se independizó de los selyúcidas e inició una política de expansión. Para ello contaba con un conjunto de nómadas turcomanos, todavía organizados en tribus, que habían participado en el movimiento de los gazi, «los guardianes de la fe». Obtuvo buenos resultados y su señor selyuquí le concedió el gobierno de un beylik, y la fama de Osmán (Uthmān, عُثمَان ,de ahí el nombre de Imperio otomano) atrajo a mucha gente a su territorio

febrero 15, 2010 Posted by | Historia general del Imperio Otomano | Deja un comentario

FACTORES DECADENTES DEL IMPERIO OTOMANO

Decadencia

(El Pachá turco de Buda comunicándose con cristianos a través del idioma húngaro)

La decadencia otomana comenzó después de la muerte de Solimán el Magnífico, en 1566. Éste restauró, durante su reinado, el poder del Gran Visir y fue generoso con los jenízaros, permitiéndoles casarse. Desarrolló una considerable actividad legisladora que se centró principalmente en la organización del ejército, el feudalismo militar, la propiedad territorial y el sistema tributario. También llevó a cabo personalmente varias campañas militares. La más famosa fue el Sitio de Viena en 1529, en la que fracasó. Sin embargo, los territorios del centro y Este de Hungría se hallaban bajo el control otomano sin importar que la incursión en Viena Hubeise fracasado. A lo largo de su reinado y los posteriores siglos de guerras contra el Sacro Imperio Romano Germánico, los turcos siempre utilizarían el idioma húngaro como instrumento comunicativo y negociador con los germanos, aunque en la propia Viena no fuese una lengua conocida. Los pachá turcos y el propio sultán harán escribir cartas, misivas y comunicados a los cristianos en húngaro, puesto que los otomanos no dominaban el idioma latín.

Sultán otomano Murad IV

Durante su reinado, el Estado otomano alcanzó su máximo grado de desarrollo civil. Reunió la legislación en el Kanunname y concedió las Capitulaciones a Francia en 1535, lo que se considera una de las causas de la decadencia otomana posterior. Así mismo, le concedió mucha importancia a las artes y embelleció considerablemente Estambul. A partir de aquí, una serie de gobernantes ineptos hicieron florecer las intrigas de palacio, hasta que la acción combinada del sultán Murad IV (o Amurates IV) y de la Casa de Koprulu motivó una intensa reforma administrativa. Sin embargo, el Imperio otomano sufrió un serio revés cuando comprometió todos sus recursos en un nuevo asalto a Viena, que fracasó en 1683 gracias a la ayuda de un ejército compuesto por la mayoría de los países europeos, excepto Francia, comandado por el rey polaco Jan Sobieski, que reforzaron la tenaz resistencia de los austriacos cuando ya no podían soportar más, agotados y hambrientos.

El Estado otomano era una máquina militar conducida entre el 1300 y 1566 por una serie de diez monarcas fuera de lo común. La gran habilidad y la fuerza demostrada por los sultanes a partir de Osman (m. 1326) a Suleyman (m. 1566) son el resultado de dos tradiciones: dar a los jóvenes príncipes otomanos responsabilidades y permitir la sucesión de acuerdo con el principio de «la supervivencia del más fuerte». Igualmente notable es la serie de monarcas incompetentes que acompañaron y contribuyeron al gradual declive del Imperio otomano. La ascensión de estos monarcas incompetentes, frecuentes durante el siglo XVI, se atribuye al cambio de estas dos tradiciones. Después de Ahmed I (m. 1617) no se les volvió a dar a los príncipes puestos de responsabilidad; por el contrario, fueron confinados en el harén, a la sombra de los lujos y la soledad más que de la experiencia y el reto. Al mismo tiempo, la costumbre del fratricidio fue abandonada y el principio de la «supervivencia del más fuerte» se cambió por el de que el sucesor era el miembro varón de más edad de la familia real otomana, el que salía vencedor de las maniobras del devşirme y el harem.

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_otomano#Decadencia

Decadencia


El Pachá turco de Buda comunicándose con cristianos a través del idioma húngaro

La decadencia otomana comenzó después de la muerte de Solimán el Magnífico, en 1566. Éste restauró, durante su reinado, el poder del Gran Visir y fue generoso con los jenízaros, permitiéndoles casarse. Desarrolló una considerable actividad legisladora que se centró principalmente en la organización del ejército, el feudalismo militar, la propiedad territorial y el sistema tributario. También llevó a cabo personalmente varias campañas militares. La más famosa fue el Sitio de Viena en 1529, en la que fracasó. Sin embargo, los territorios del centro y Este de Hungría se hallaban bajo el control otomano sin importar que la incursión en Viena Hubeise fracasado. A lo largo de su reinado y los posteriores siglos de guerras contra el Sacro Imperio Romano Germánico, los turcos siempre utilizarían el idioma húngaro como instrumento comunicativo y negociador con los germanos, aunque en la propia Viena no fuese una lengua conocida. Los pachá turcos y el propio sultán harán escribir cartas, misivas y comunicados a los cristianos en húngaro, puesto que los otomanos no dominaban el idioma latín.

Sultán otomano Murad IV

Durante su reinado, el Estado otomano alcanzó su máximo grado de desarrollo civil. Reunió la legislación en el Kanunname y concedió las Capitulaciones a Francia en 1535, lo que se considera una de las causas de la decadencia otomana posterior. Así mismo, le concedió mucha importancia a las artes y embelleció considerablemente Estambul. A partir de aquí, una serie de gobernantes ineptos hicieron florecer las intrigas de palacio, hasta que la acción combinada del sultán Murad IV (o Amurates IV) y de la Casa de Koprulu motivó una intensa reforma administrativa. Sin embargo, el Imperio otomano sufrió un serio revés cuando comprometió todos sus recursos en un nuevo asalto a Viena, que fracasó en 1683 gracias a la ayuda de un ejército compuesto por la mayoría de los países europeos, excepto Francia, comandado por el rey polaco Jan Sobieski, que reforzaron la tenaz resistencia de los austriacos cuando ya no podían soportar más, agotados y hambrientos.

febrero 15, 2010 Posted by | Historia general del Imperio Otomano | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.