EL IMPERIO OTOMANO

(1300-1923)

LOS ORÍGENES

Sus orígenes parecen remontarse a una tribu turca emparentada con los Uguz en las estepas del Asia central, eran criadores de animales dedicándose al nomadismo y a las incursiones armadas de las poblaciones  vecinas, esta vida nómada favorecía el saqueo y el contacto con otras civilizaciones.
Ante la invasión mongol en el siglo VII de nuestra era emigraron a las sierras Iraníes dividiéndose en 24 tribus hacia el siglo XII, en siguientes avanzadas se establecieron en Crimea, Afganistán e India sustituyendo a los árabes en el poder militar de estas zonas.
El imperio Ghaznaive fue el estado más importante siendo derribado por un flujo migratorio también turco, los Selyúcidas.
La ocupación de Anatolia (Turquia) fue en oleadas sucesivas, comenzando con la batalla de Mantziquer (1071), siendo derrotado el emperador bizantino Román IV, los selyúcidas llegaron a extenderse hasta Irán e Irak más tarde en el siglo XIII se disolvieron por causa de la invasión de los mongoles.
Una de estas tribus turcas desplazadas se estableció en el sur de Nicea en 1221 la cual se convirtió al Islán, hostigando la frontera bizantina y agrupando en la guerra santa contra los cristianos a anatolios, mongoles y turcos. La guerra santa fue desde el principio de la expansión otomana un factor importante en el desarrollo del imperio.

Estepa,  Asia central
Fundación del Imperio Otomano

No se sabe con certeza los orígenes de la que habría de convertirse en la dinastía de los otomanos, el personaje más antiguo de la familia fue Ertogrull, que recibió del soberano selyúcida como recompensa por sus acciones militares contra los bizantinos el feudo de una pequeña ciudad, Ertogrull murió en 1210 sucediéndole su hijo Osmán.

Osmán I realizó una política de expansión a occidente en perjuicio de los bizantinos, tras la batalla de Bafea, logró conquistar Brusa, que habría de ser la primera capital del nuevo reino siendo un importante puesto de avanzada hacia el Bósforo y Constantinopla, siendo el principal forjador de esta conquista su hijo y heredero Orján.

http://imperiootomano.webcindario.com/otomanos0.htm

abril 13, 2010 Publicado por | Origen Otomano | Deja un comentario

Biografia de Solimán el Magnifico

Los orígenes del Imperio Otomano se sitúan en la Anatolia Occidental. Durante el siglo XIV, el pequeño estado que rodeaba el Sogut empezó a aprovechar la decandencia de los turcos selyúcidas para ampliar su territorio. El derrumbe de los selyúcidas desencadenó una lucha por el poder en la región, en la que los musulmanes otomanos participaron movidos por su deseo de convertir nuevas tierras al islam.

El imperio otomano, fundado a finales del siglo XIII por Osmán (1300-1306), también conocido como Utmán I, y que con el gran sultán Solimán el Magnífico (1495-1566) alcanzó su máximo esplendor cultural. La gloria del Imperio otomano, que se inició con la trascendental toma de Constantinopla por Mehmet II en 1452, culminó con Solimán el Magnífico cuando éste logró apoderarse de Hungría en 1526 tras su magnífica victoria sobre Luis II.

Asimismo, este poderoso sultán llevó a los otomanos a las puertas de Viena en 1529, impulsó su poderío naval y afianzó su presencia en el Mediterráneo. En el año 1522 había conquistado la isla de Rodas y en el 1518, el corsario conocido por los cristianos como Barbarroja, puso la ciudad de Argel, de la que era dueño, bajo su protección.

Solimán II, el Magnífico Sultán que llevó el Imperio Otomano a su apogeo ( h. 1495 – Szigetvar, Hungría, 1566). A los 18 años fue nombrado gobernador de Manisa y, ahí, comenzó su acción de gobernante y, más tarde, a la muerte de su padre, tuvo un reinado notablemente largo, desde los 46 a los 72 años de edad , durante los cuales acumuló tantos títulos como triunfos guerreros. Solimán desplegó una importante actividad legisladora principalmente sobre la organización del eército, el feudalismo militar, la prosperidad territorial y el sistema tributario.

Sucedió en el Trono a su padre, Selim I, en 1520. Desde entonces emprendió una serie de guerras que, bajo su dirección personal, expandieron el dominio de los turcos en tres direcciones principales: hacia el corazón de la Europa cristiana, en las fronteras del Imperio de los Habsburgo; hacia el imperio persa chiíta en el este; y por el Mediterráneo. Aprovechando que la atención del emperador Carlos V estaba concentrada en el enfrentamiento con Francisco I de Francia, Solimán terció en el conflicto sucesorio de Hungría, apoyando al voivoda de Transilvania Juan Zapolya contra Fernando de Habsburgo: conquistó Belgrado (1521), venció en la batalla de Mohács (1526), tomó Budapest (1529), puso sitio a Viena (1529), se anexionó la mayor parte del territorio húngaro (1547) y sometió al Imperio alemán al pago de un tributo.

Su padre era Selím, llamado el Terrible, un incansable guerrero que había consolidado un gran imperio, pero un día del año 1520, un correo trajo a Manisa, la noticia de su muerte. Entonces, empezó la carrera de un rey que, seguramente, en recuerdo del rey Salomón, su pueblo lo llamaba Kanuni, el Legislador y, también, la Sombra de Dios, el Protector de los Santuarios de la Meca y Medina; pero Occidente, que lo temía y respetaba, lo llamó Solimán, el Magnífico.

En el periodo del sultanato de Solimán el Magnífico, el imperio se extendió lo máximo y se acercó a la extensión del imperio bizantino en la época brillante del emperador Justiniano. La época otomana es de una gran riqueza en arquitectura. Su máximo representante será el prolífico y genial arquitecto Sinán, que realizará sus fabulosas construcciones durante la edad de oro del arte otomano. Solamente tuvo oportunidad de construir una mezquita en su nombre a los 30 años de su subida al trono, aunque fuera tarde, mandó construir una de las mezquitas más espectaculares de Estambul.

Sus ataque contra los herejes chiíes de Persia lo llevaron a conquistar Tabriz, Bagdad y la mayor parte de Mesopotamia (1534), extendiendo sus dominios por las costas de Arabia. En cuanto a la expansión mediterránea, comenzó con la conquista de Rodas (1522), que le proporcionó el control de las rutas comerciales venecianas y genovesas; continuó sometiendo al vasallaje otomano a Argel (1529) y Trípoli (1551), mientras corsarios turcos imponían su ley en le mar.

Estos avances hacia occidente continuaron hasta la muerte de Solimán. Los turcos recuerdan a Solimán como un gran legislador (autor del código general conocido como Kanuname), poeta y constructor de edificios y obras públicas ( convirtio Estambul en la ciudad mas grande y monumental de Europa en el siglo XVI).

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/soliman_ii_el_magnifico.htm


abril 12, 2010 Publicado por | Origen Otomano | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.